Pequeños detalles

Año nuevo, propósitos nuevos. La gente empieza con la motivación por los cielos de hacer un cambio en sus vidas ahora que tienen “otra oportunidad”. La euforia y el ímpetu del momento hace que las personas pidan cosas que evidentemente no están pensando bien. La típica “voy a ir al gimnasio” tiene que estar presente, si no la lista de propósitos de año nuevo no cuenta.

Este año fue diferente, pues no me apresuré a comer las uvas. A diferencia de otros años, esta vez pedí que hubiera realismo en la gente. Probablemente te estés preguntando a que me refiero con realismo, y  me refiero a ser sinceros con uno mismo. Se cae en lo fantasioso (no hay nada  de malo en fantasear, solo que para ciertas cosas no funciona) y cuando se va al extremo y no se logra el primer propósito, la motivación se desploma y poco a poco deja de interesar.

No estoy diciendo que no se pueda, solo hay que ir paso a paso. Vayan por los pequeños detalles. ¿Quieres adelgazar? Deja de comer ese bocado extra cuando ya estás satisfecho. ¿Quieres ponerte en forma? No utilices el auto a donde puedes llegar caminando. ¿Quieres bajar los gastos del hogar? Cambia los focos viejos por ahorradores.  ¿Quieres mejorar tu salud? Fuma un cigarrillo menos a la semana.

No se si te hayas dado cuenta pero haciendo estos pequeños cambios no solo te estás ayudando, también estás ayudando al planeta. Necesitamos un cambio en el planeta, ahora más que nunca, si queremos seguir aquí. El calentamiento global está tomando fuerza día con día y está acabando con todo lo que nos rodea. Es momento de actuar.

Solo han pasado algunos días desde año nuevo, todavía estás a tiempo de mejorar tus propósitos 😉

2017-07-24T09:57:40+00:00

Leave A Comment