Lo prometido es deuda

Hace algunos meses, hablamos sobre las aterradoras promesas de campaña del actual presidente de los Estados Unidos, Donald Trump. Entre ellas, se encontraba la aprobación de los oleoductos  Keystone XL y Dakota Access, que el expresidente Barack Obama lucho por detener la finalización de ambos en 2015. El argumento principal para detener la construcción se dio con base en el impacto que tendría en el medioambiente, específicamente en la posible contaminación del rio Misuri y las reservas de los nativos Sioux. El gusto duró poco más de un año.

El pasado martes, Donald Trump firmó 2 órdenes ejecutivas en las que “resucita” ambos proyectos y así generar “miles de empleos”. Evidentemente, estas órdenes ya han causado que grupos ecologistas y políticos como el senador Bernie Sanders (el que fuera candidato a la representación del partido demócrata en las pasadas elecciones) hicieran declaraciones en contra del presidente, asegurando que no bajarían los brazos hasta detener estos proyectos que causarían daños irremediables a la tierra.

  En menos de 1 semana, ya ha hecho al menos 4 de sus promesas de campaña, algo que aterra a la nación americana, y por supuesto, al resto del mundo.

2017-07-24T09:57:40+00:00

Leave A Comment