Empecemos aquí

Me pareció una broma  de mal gusto que exactamente el  día de las elecciones presidenciales de Estados Unidos, el cielo se nublara. En pleno otoño. Mientras la lluvia de la capital llegaba hasta Querétaro, los mexicanos esperaban angustiados y preocupados  en sus casas por el resultado de las votaciones de nuestros vecinos. Para muchos, el futuro del mundo estaba en sus manos.

Aproximadamente a las 12:00 a.m. se apagaron las esperanzas. Lo que nadie en su sano juicio creyó que pasaría, sucedió. Y de qué manera.  La mayoría de nosotros tiene una connotación positiva sobre las sorpresas, pero la de ayer lo arruinó para siempre.

Al día siguiente la confusión reinó en todos. El día estaba nublado y había algo en el ambiente que no daba buena espina, el aire estaba más denso de lo normal. No tenía ganas de ver las noticias, al fin y al cabo sabía que no iban a ser buenas, así que decidí entrar a las redes sociales.  La verdad esperaba lo peor. Los famosos “memes” (que en esta ocasión no me dan gracia alguna), gente en pánico o discusiones interminables con puntos de vista en cualquier extremo.

En ese momento, la calma se adueñó de todo.

Lo único que podía ver eran mensajes de reflexión, cariño, amor. Mensajes de apoyo, de seguir adelante a pesar de la terrible incertidumbre que nos rodea a todos para los próximos años. Al final del día lo único que tenemos como mexicanos es a nosotros mismos. Nosotros hacemos que el país sea uno de los más ricos culturalmente y gastronómicamente. La fauna y la flora son únicas y la actitud siempre es positiva, no importa la magnitud del desastre.

Hoy en la mañana no tenía una idea clara de lo que iba a escribir para esta entrada. Lo único de lo que estaba seguro es que quería regresar esa sensación positiva que  había tenido yo al ver los mensajes.  Así que decidí indagar por el internet para ver que encontraba.

Siempre he dicho que por algo pasan las cosas, porque me topé exactamente con lo que quería transmitir.

Llegué a un artículo que hablaba de Luis Mario Gonzales, un joven tapatío que está participando con su filtro solar que revierte la contaminación en 1 idea para cambiar la historia, un concurso de History Channel que impulsa proyectos innovadores que ayuden a mejorar el futuro de la humanidad. Lo mejor de todo fue ver que Luis no era el único mexicano. David Omar Enríquez López también entró al concurso con su sistema para la medición de daño auditivo en neonatos y ambos quedaron entre los 10 semifinalistas.

Esto me hizo reflexionar sobre el potencial que tiene el mexicano para cambiar las cosas, para cambiar el mundo. Mucha gente se está preguntando ¿Qué puede hacer para mejorar la situación? ¿Para mejorar mi futuro? Empecemos aquí, en México. Empecemos por apoyarnos los unos a los otros, siendo honestos, amables y responsables. Aplaudir el trabajo del prójimo y ofrecer nuestra ayuda. Hay que enseñarle a todos que el mexicano siempre está acompañado de los suyos, que su actitud siempre va de la mano con la vista hacia el frente, inclusive en los momentos de incertidumbre, angustia y tristeza. Como lo es éste.

Fuente: http://www.unionjalisco.mx/articulo/2016/11/05/ciencia/guadalajara/tapatio-inventa-filtro-solar-que-frena-contaminacion

Si desean apoyar a Luis o a David, aquí está el link:

http://unaidea.tuhistory.com/votar.php

2017-07-24T09:57:41+00:00